INICIO

                  

                  HISTORIA  DE  ALBARCA

 

ALBARCA (Aubarca)

Albarca es una pequeña población situada en el extremo oriental de la sierra de Montsant, a 815 metros de altura, agregada en Cornudella de Montsant, en la comarca del Priorat. Fue municipio independiente hasta medio siglo XIX. Históricamente formó parte del Condado de Prades.
Su nombre significa "montaña sagrada" nombre que tenía la Sierra del Montsant antes de la reconquista cristiana a mediados del siglo XII.
Conocido por ser el pueblo más pequeño de Cataluña y por ser la puerta de entrada a la Sierra del Montsant.

 

HISTORIA
Villa pequeña, ubicada en un terreno áspero que sólo apto para una agricultura de secano y el pastoreo, contaba a inicios del siglo XX con poco más de un centenar de habitantes. Después de la guerra de 1936-39, la ciudad sufrió un rápido proceso de despoblación. A finales del siglo, en verano vivía todavía mayores del pueblo -que pasaba los meses de invierno en ciudad- y otros que son descendientes, además de veraneantes de Tarragona y Reus. En invierno quedaba prácticamente vacío. Hace unos años, las desavenencias entre algunas personas forjaron una pequeña leyenda, según la cual el pueblo sólo vivían dos personas y, además, estaban peleadas.
La población aumenta en verano, llegando al mes de agosto a superar la veintena de personas. La ciudad es un punto de salida de excursionistas sobre todo en Semana Santa y los fines de semana.

 

FIESTA MAYOR
El pueblo celebra su recuperada fiesta mayor por la Virgen de Agosto, con una tradicional tirada de bolos y el encuentro de la Virgen de Montsant, el día 17.
Se conserva la costumbre de ir a la ermita de la Virgen de Montsant por Sant Jordi, siguiendo un antiguo voto de pueblo.
Albarca cuenta, en diferentes versiones, con presencia en la web desde 1996. Probablemente es la población catalana más pequeña con pàgima en la red. Durante algunos años fue punto de encuentro de internautas.

 

PORQUE VISITAR ALBARCA
Albarca constituye un excelente punto de partida para subir a Montsant, y para hacer diferentes tipos de excursiones (el roble, las tumbas, cuevas, ermitas, el lago, mountain bike ... etc)
El mejor argumento para proponeros la visita a Albarca, es el extraordinario panorama que se contempla a ambos lados de la población. De un lado, el valle de Ulldemolins, con la sierra de la Llena al fondo; por otro la sierra de la Gritella con Siurana y rodeada de riscos al extremo. Y aún, detrás, se ve el Puig de Gallicant.
Albarca es punto de partida de numerosas excursiones. Puede subir a Montsant, por el antiguo camino de herradura e ir a la ermita de la Virgen o hacia la Sierra Mayor. Planear hacia las ermitas de Ulldemolins, por un lado, o seguir antiguos caminos de cartujos, por el otro, hacia San Juan del Codolar y la Morera de Montsant, o seguir el camino real hacia Cornudella o Ulldemolins. Hay una fuente pública en la plaza del Castillo.